Full responsive slide image
Full responsive slide image
Full responsive slide image

Reducción mamaria

Los pechos demasiado grandes son un verdadero problema para algunas pacientes. En ocasiones pueden resultar antiestéticos además de dificultar algunas actividades de la vida diaria como el deporte o las relaciones íntimas, también ocasionan dolores de espalda, cuello o hombros, incluso pueden desviar la columna y provocar hernias vertebrales por la sobrecarga, y en algunos casos erupciones recurrentes debajo de las mamas. Por todo ello, la cirugía de reducción es altamente satisfactoria para las pacientes que sufren alguno de estos problemas. 

Con esta intervención, conocida como reducción mamaria o mamoplastia de reducción, se extirpa el exceso de tejido graso, tejido mamario y piel sobrante, reubicando el conjunto y elevando la areola y el pezón a su nueva ubicación devolviendo así la posición correcta de las mamas. También se puede reducir el tamaño de la areola si ésta es excesivamente grande y simetrizar ambos pechos en caso de existir asimetria entre los mismos. 

Esta cirugía se realiza en quirófano bajo efectos de anestesia general y con ingreso hospitalario para garantizar mayor seguridad y comodidad para la paciente que deberá permanecer ingresada en el hospital alrededor de 24 horas. Posteriormente, el doctor Moltó, tras una primera cura y revisión, le proporcionará el alta hospitalaria con las pautas que deberá seguir en casa, facilitándole también para cualquier duda que pueda surgirle, un teléfono con servicio de atención al paciente 24 horas. Una vez en el domicilio, permanecerá aproximadamente 48 horas con un vendaje compresivo que cambiaremos por un sujetador deportivo que mantendrá durante 7 días, que son los que deberá guardar reposo habitualmente. Transcurrido el periodo de recuperación, todas las revisiones y curas se realizarán en la consulta del doctor Moltó, incluidas en el presupuesto.

Además aplicaremos un tratamiento para la correcta evolución de las cicatrices que en la mayoría de los casos estarán alrededor de las areolas y en posición vertical desde la areola hasta el surco de la mama y cuando se requiera, una cicatriz horizontal bajo el surco mamario (esta técnica se conoce como cicatriz en "T" invertida). En la mayoría de las pacientes, las cicatrices quedan muy disimuladas pasados unos meses, devolviendo así al pecho un aspecto muy natural y rejuvenecido.

 

 

El resultado final será un pecho y areolas más pequeñas, consiguiendo con esto una forma y un tamaño proporcionado y adecuado al cuerpo de la paciente. Asimismo se reducen considerablemente los problemas ocasionados por ese exceso de peso además de mojorar considerablemente la estética de la mama. Llama a la clínica  del Dr. Molto e infórmate.